Una de las supersticiones del ser humano es creer que la virginidad es una virtud