La razón es un sol severo, ilumina pero ciega