Dios no escucha vuestras palabras, salvo cuando él mismo las profiere a través de vuestros labios